La única constante

mariela quintero

La única gran y verdadera constante en tu vida no son tus hijos, tu pareja o tu familia nuclear.

Obviamente tampoco lo son el trabajo o los amigos. No digo esto de manera peyorativa. Lo digo precisamente por todo lo contrario. Todos esos nexos son importantes y estarán en nuestra vida mientras los apreciemos y nutramos.  Somos como árboles, que echamos raíz y extendemos nuestras ramas para entrelazarnos con otras vidas. Muchos de esos nexos se han de disolver o transformar con el pasar de los años… Simplemente, hay hojas del árbol que se irán cayendo, cambiando su color o dando paso a nuevas hojas.

La única y verdadera constante en tu vida eres tú.

Quiero detenerme en la palabra “constante” y su definición. Me gustan las palabras. Así que les busco tantas aristas y dimensiones como pueda, porque pienso que mientras más profundice en ellas, mejor puedo comunicarme conmigo misma. Me gusta formarme mis propios significados.

Que tiene constancia o voluntad firme y continuada en la determinación de hacer una cosa o en el modo de realizarla. Que no se interrumpe y persiste en el estado en que se encuentra, sin variar su intensidad.
Como dice Aristóteles “Somos lo que hacemos repetidamente. La excelencia, entonces, no es un acto; es un hábito”. Los seres humanos tenemos muchos buenos hábitos y otros no tanto.  Los hábitos no son casuales, provienen de la constancia de hacer algo repetidamente y de cierta manera.  Los hábitos que amplifican nuestra vida, que nos permiten formar buenas relaciones, generar dinero y gozar de buena salud muy posiblemente tienen su origen en la autoestima, la flexibilidad, la compasión, el perdón, el sentido del humor y el no tomarnos las cosas de manera tan personal.  Por otro lado, los hábitos que limitan nuestra vida, que nos mantienen ocultos, pobres, cansados o enfermos se originan — entre muchos otros —  del perfeccionismo, el miedo, la procrastinación, los juicios, la falta de perdón y el que nos importe mucho lo que los demás opinen.
Si tú eres la única y verdadera constante en tu vida… ¿Qué hábitos quieres tener? ¿Qué hábitos vas a cultivar? Si somos lo que hacemos (pensamos, decimos, sentimos, dejamos de hacer, etc) cada día… de manera no interrumpida… ¿Hacia dónde va nuestra vida?
¿Te gustaría pasar el resto de tu vida contigo mismo tal como eres hoy? Si la respuesta es Si, sigue haciendo lo que sea que estás haciendo. Si la respuesta es un “No sé” o un “No”, observa tus hábitos (que se originan de lo que crees de tí mismo y del mundo a tu alrededor) y haz lo que haya qué hacer para cambiarlos y dirigirlos por un rumbo que te guste más. Si nunca habías pensado en esta pregunta, es un excelente momento para crear tu playlist de los hábitos, actitudes y creencias que te gustaría te acompañen de manera constante en tu vida.
Lo bueno de ser tu propia constante es que tú tienes todo el poder de elegir tus variables ¿Cuánto estás dispuesto a crecer y evolucionar cada día? La invitación es a ser una CONSTANTE DE CAMBIO.

Planifica tu negocio propio.

¿Sabías que fallar en planificar es planificar para fallar?

¿Por qué? Cuando no tienes una ruta clara para tu negocio (falta de objetivos = falta de estrategia), puedes hacer mucho y estar logrando muy poco… o nada! La clave está en saber cuáles son tus objetivos a corto, mediano y largo plazo… entregando el mayor valor posible a tu consumidor, en el menor tiempo y esfuerzo posible. Recuerda que la razón de ser de un negocio, es crear una relación simbiótica entre el valor que entregas y la riqueza que generas. Marketing por lo tanto es sinónimo de relavancia.

Si no estás siendo relevante, por mucho marketing que hagas, estás haciendo más de lo mismo. Click To Tweet

Este es el llamado del Emprendedor Consciente, entregar el mayor valor posible a su cliente. Conocer sus necesidades y aportar verdaderas soluciones y transformación positiva de su “dolor”. Ya sea que tengas una empresa de servicios o productos, seas un profesional independiente o un emprendedor en proceso… Con las herramientas correctas, puedes emprender con una visión clara para tu negocio propio.

Por eso invito a cursar GRATIS el módulo 1 del curso Marketing Online para Emprendedores Conscientes, haciendo click aquí. Estas son las 5 herramientas que aprenderás de manera gratuita a incribirte al módulo 1 del curso en línea:

Si estás iniciándote en marketing digital, necesitarás los conocimientos básicos para hacerte visible en las redes sociales y crear interacción con tu comunidad a través de tu contenido en internet. ¿Quieres todo el curso y no solo el módulo 1? APROVECHA el precio especial para suscriptores, con un 37% descuento del precio de lista.

¿Te interesa un plan de pagos? ¿Qué tal 3 pagos de US$110 c/u? http://bit.ly/plan3x110

También puedes descargar el ebook ¿TIENES UNA RUTA CLARA PARA TU NEGOCIO? en este link y empezar a diseñar la estrategia para tu negocio propio.

planifica tu negocio

Nuevas definiciones para viejas palabras

Hay palabras que están cargadas de significados obsoletos. Esta es una propuesta para cambiarlas.

Piensa en esta imagen: Todas las decisiones que tomas lo haces por voluntad, tomando en cuenta lo feliz que eres y eso por lo que decides solo agrega a una felicidad que ya existe. Toda decisión apoya tu bienestar. Interactúas con otros con alegría y tolerancia; siempre en profundo respeto de tu integridad. Sirves al mundo por amor y no por obligación. Te amas a ti mismo de tal manera que solamente haces aquello que te da paz y bienestar… Tu mente, tu boca y tu actuar son una misma voz. — Al leer esto me siento bien… aunque una parte de mi se siente egoísta.

¿EGOÍSTA? pero si eso es “malo”. O así nos enseñaron. De lo que hablo es de cultivar un amor propio no visto y no enseñado. No nos enseñan a amarnos, sino a buscar y a expresar amor afuera de nosotros. Nos enseñan a dar, pero raras veces a recibir. Es más, al que es bueno para recibir le llamamos “ambicioso”… y he escuchado a más personas de las que me gustaría, justificándose y explicándome cómo su ambición es “buena”. ¿Quién dijo que pedir poco es noble y pedir mucho está mal visto? Nos enseñaron a sacrificarnos y que eso era amor. Nos enseñaron que el bueno se sacrifica, da mucho y pide poco, guarda silencio, es humilde, prudente, más digno de mérito… nunca le preguntaron al bueno si lo hacía queriendo o teniendo que…

Actuar desde la voluntad y la convicción de que a veces hay que hacer cosas incómodas para lograr un objetivo — y hacerlo con una sonrisa es un acto de amor propio. A veces nos toca hacer cosas que parecen difíciles y dolorosas, pero amorosas. La actitud con la cual las veamos y hagamos, definen si son o no un acto de amor para con nosotros, o las percibimos como una agresión.

Cada día es una decisión. Mantén tu balance e integridad aunque algunos lo confundan con egoísmo. Click To Tweet

Finalmente todo es una decisión. Desde por qué hacemos lo que hacemos. Hasta cómo nos apreciamos o no en cada acción. Percibimos las cosas de modo automático… hasta que decidimos cambiar la percepción voluntariamente porque un significado nuevo se hace necesario.

 

“Estoy haciendo esto porque me brinda bienestar, me ayuda a crecer y porque siendo una mejor versión de mí estoy sirviendo al mundo. A veces eso que hago no es cómodo, como perdonar a quien me ofende. Pero es bueno para mi. Me da paz. A veces eso que hago es decir NO a una persona que espera un SI. Porque reconozco que valoro mantener mi integridad primero que tener la aprobación pasajera de otra persona”.

 

Finalmente te propongo una nueva definición de “egoísmo”: Hacer solo lo que te da paz y bienestar. Si eso significa dar tu tiempo a una causa, o compartir tu pan con el hambriento, ver cómo sonríe el amigo a quien consolaste, … si eso que para algunos es un sacrificio te hace feliz, te da paz y bienestar… sé egoísta. Porque cuando somos ese tipo de egoístas, el amor prevalece y el amor es la única verdad que hay.

Otras palabras que me gustaría redefinir:

Sacrificio: Acto voluntario, valiente y aparentemente incómodo que se hace desde la abundancia del corazón, para que otros estén bien.

Lealtad: Relación de honestidad y comunicación conmigo misma, en la cual tengo la capacidad de permanecer en mi propia integridad sin culpa y decir NO sin drama.

Matrimonio, Familia, Amistad y/o Maternidad: La mejor oportunidad de aprender a amar y amarme incondicionalmente, a sabiendas de que toda rosa tiene espinas, y eso no le quita su belleza. Espacio ilimitado para la creatividad, el perdón y aprender el arte de poner límites sanos.

Ambición: Convicción de la abundancia del universo y confianza en nuestra capacidad y derecho de recibirla.

Humildad: Ser capaces de vernos al espejo y reconocer la perfección con la que fuimos creados.

Prudencia: Pensar y editar antes de hablar o actuar.

Integridad: No robar, no mentir, no engañar, no abusar, no calumniar… empezando por mi.

¿Y a tí, qué palabra te gustaría redefinir para tener una percepción más sana, feliz y expansiva de su significado? Déjame tus comentarios.

Que todos sean ricos y famosos (no garantiza nada)

Espero que todos puedan volverse ricos y famosos y tener todo lo que soñaron, para que se den cuenta de que esa no es la respuesta. – Jim Carrey
Cada día estoy más de acuerdo con esta frase. Quisiera que más gente leyera el libro Conscious Capitalism y entendiera que el dinero no es el responsable de nada. Si yo quiero portarme bien lo hago con o sin dinero. Si tengo buen corazón, lo tengo con o sin dinero. Si quiero tener una empresa donde la integridad prevalezca, la tengo con o sin clientes. Cualquiera con sentido común, amor por el prójimo y consciencia de que al final no somos dueños de nada — sea un pequeño empresario que llega justo a la quincena u otro que tiene para dar a manos llenas — puede ser un capitalista consciente…
Capitalista consciente es el que quiere generar bienestar para si mismo y todas las partes involucradas. Quien solo quiere el dinero para si mismo a costillas del otro para empobrecerlo mientras él tiene más y más dinero, no es capitalista, es un idiota. Si un idiota en la calle me tira el carro, no tiene sentido recriminarle algo al carro, sino al idiota que lo maneja. Mismo sentido con el dinero. Hay un montón de idiotas allá afuera con y sin dinero. Escupirle al dinero por el mal uso que hacen algunos de el, no hace malo al dinero (solo es energía). El dinero no nos hace mejores, simplemente amplifica lo que ya somos. Click To Tweet Hagan sus cuentas. La gente saca a relucir sus verdaderos colores, con o sin dinero; a veces mal sin él, a veces peor con él…. También hay quienes sin un centavo brillan su generosidad e integridad, y luego la vida les da en abundancia y lo que tocan se multiplica para crear felicidad y posibilidades para sí mismo y los demás. Entonces no es cuestión de dinero, es cuestión de quién soy como ser humano. Las etiquetas están de más… si estás dispuesto a cambiar tus creencias sobre lo bueno y malo del dinero y del que lo tiene o no lo tiene.

750 palabras: Tráfico mental

Una verborrea sobre miedo, perfeccionismo y multitasking.

Te das cuenta de que los días pasan como en blanco y sin mucho propósito, cuando lo único que tienes que reportar es que hiciste un montón de cosas de las cuales te acuerdas de muy pocas y te sientes orgullosa de muchas menos. Puedo decir, en mi defensa (no que alguien además de mí esté acusándome) que tengo (la mayoría del tiempo) consciencia de que esto me sucede. Sin embargo, no pretendo usarlo de consuelo o justificación, simplemente parece que “pasa”. No me gusta, pero pasa…

Por ejemplo, el día de hoy vi a un vecino que estaba en su pick-up y me pregunté qué hacía a las 5 y pico de la tarde, cargando tubos de PVC a esa hora, notablemente apresurado, y pensé “qué hora más trágica para salir al tráfico… son las 5 y pico por Dios! a dónde va este hombre a meterse”. Llego a mi casa y adivinen qué hice yo: meterme a mi propio tráfico (excepto el mío es mental, lo que no puedo decir que sea realmente mejor o más liviano que el que se encuentra en la calle). El tráfico y el embudo que a veces construyo alrededor de un listado de cosas que necesito hacer pero que no tengo la menor gana de hacer.

El otro día escuché un webinar (me encantan los webinars) con Lewis Howes y Mel Robbins. Ella hablaba de la procrastinación, que en buen castellano significa dejar las cosas para “más tarde”… un tiempo y espacio tan relativos y etéreos como mi ánimo para terminar mi listado de pendientes. Decía que procrastinar o postponer no es un mal hábito o falta de organización, como la mayoría de gente piensa, sino producto del miedo. ¿Miedo? ¿De qué? Me pregunté yo… Y vaya si tuve respuestas de mi sabiduría interior. Digo sabiduría porque uno sabe cuando algo es cierto aunque no quiera aceptarlo. Si, miedo. Miedo del diálogo interior, del dolor de espalda que viene con la verborrea, de la desaprobación personal por estar haciendo algo que no quiero y para lo cual soy la mejor en hacer peor. Miedo de decirme cosas que van en detrimento de mi salud y paz mental, que alimentan al junky que llevo dentro que pide “un poco más, solo un poco más, solo esta vez”. Miedo a que esté cavando una zanja cada vez más profunda en mi cerebro que haga que cada pensamiento vaya por el mismo miserable camino una y otra vez, sobre lo pésima que soy para hacer lo que detesto hacer.

Y mientras escribo esto me doy cuenta de lo injusta que puedo ser conmigo misma, lo inútil que es hacer cosas que no me gustan pudiendo enfocarme en las que si me gustan… como escribir. Me doy risa. La espalda y los hombros ya no me duelen tanto, o al menos están más en el presente, dándose cuenta conmigo de que “el sufrimiento es necesario hasta que ya no es necesario”.

Escribir me da paz. Empecé con una página en blanco con la meta de escribir 750 palabras y ahora mismo voy por 520 palabras. Sin darme cuenta, hice dos terceras partes de lo que otros pensarían insoportable pero que a mi me fascina. Ahora puedo ver que haciendo esto no tengo miedo.

Quiero pensar que mi vecino y sus tubos de PVC representan para él, una fuente de inspiración y propósito, razón por la cual no le parece irracional (como a mí) irse a enfrentar al tráfico a las 5 y pico de la tarde. Yo aún tengo mis “tubos de PVC” escritos en mi hoja de papel, pendientes por terminar. Sin embargo, ya no parecen tan odiosos, ok talvez si,… pero el sentimiento de aburrimiento y falta de propósito en hacerlos logró que yo necesitara hacer una pausa y buscara una manera de canalizar ese miedo que me impedía verlos como lo que son: cosas que hay que hacer y salir dignamente de ellas, aunque no sean mis favoritas, para poder hacer lo que si me gusta.

Al final de eso se trata la vida: no nos sirven en el plato solo lo que nos gusta. A veces hay que “primero comerse el sapo” y superar el miedo a no hacerlo todo perfectamente (para mis colegas perfeccionistas) saliendo lo antes posible del asunto. Postponer la gratificación es un ejercicio para el carácter. Después de todo, parece que mis tubos de PVC si han resultado ser útiles. Hasta acá mis 750 palabras de hoy.

“Decálogo de Deseos” para Guatemala

Les comparto mi “Decálogo de Deseos” para mi país… Para que podamos hablar de verdadera independencia.

Guatemala DecálogoQuise hacer una “campaña” con tema de Independencia para Atomica Team y publicarla en la página… empecé a hacerla y me di cuenta que no era un tema publicitario el que quería hacer. También me di cuenta que no vale de mucho hacer una campaña publicitaria para una población que vive “on-off”, diciendo que ama al país pero que odia a su gente. Yo realmente ya no sé qué título profesional usar, porque publicista hace años que no soy. Lo digo con respeto por una profesión que me ha dado muchas satisfacciones, y también lecciones de vida de lo que quiero transformar. No basta decir del diente al labio que somos chapines, sin en la calle nos comportamos como los enemigos número uno de la nación. Mejor ser chapines en serio… no de campaña publicitaria.

DECÁLOGO DE DESEOS PARA #GUATEMALA Click To Tweet

1. Que busquemos servir en lugar de ser servidos
2. Que busquemos respetar en lugar de actuar como si fuéramos dueños de la finca
3. Que seamos íntegros en lugar de ser “más pilas que los demás”
4. Que hablemos la verdad, solo la verdad y nada más que la verdad sin exagerarla
5. Que en lugar de quejarnos y criticar, ofrezcamos soluciones y respetemos a quienes tienen la iniciativa de hacer algo
6. Que aprendamos a desearle bien al prójimo y alegrarnos cuando le va bien a los demás
7. Que aprendamos a quedarnos callados cuando no sabemos algo, y con humildad escuchemos para aprender
8. Que juguemos limpio, y así de pronto nos va bien en el fútbol
9. Que tengamos el valor de cambiar las reglas del juego y evolucionar del tercermundismo
10. Que sepamos perdonar, olvidar qué es la envidia y recordar que todos somos parte del mismo país…

Y como un decálogo no es nada sin un décimo primer punto…

11. Que nos hagamos responsables de nosotros mismos, no esperando que venga alguien de afuera a salvarnos. Que nos reconozcamos a nosotros mismos como lo único que necesita Guatemala para trascender y construir el país que soñamos.

He dicho 🙂

Soy Interesada, egoísta, manipuladora e impaciente

Diseña la vida que deseas con PSYCH-K®

El significado de palabras como “manipuladora” está totalmente basado en creencias y percepciones.

Una creencia es, algo que tomamos por cierto. En base a las creencias gira todo lo que percibimos, pensamos, hacemos, decimos y sentimos en la vida.  Algunas creencias son empoderadoras y otras, no tanto…

Cuando me describo como una persona “Interesada, egoísta, manipuladora e impaciente”, seguro que esas palabras te resultan fuertes de leer. Estamos tan acostumbrados al significado negativo que socialmente les hemos dado, que apuesto creíste que soy alguien insoportable.

Hoy quiero retar los significados que le hemos dado a estas palabras y su connotación. Lo más práctico es explicarte cómo me describen a mi.

Interesada, porque no hago cosas sin esperar nada a cambio. Espero una sonrisa, o algo que me deje saber que después de compartir tiempo conmigo, tu vida de alguna manera es mejor.

Egoísta, porque solo hago las cosas que me hacen feliz. Descaradamente. Conservo las amistades que solo me dan abrazos, amor incondicional y muchas risas. Conservo los lazos con quienes me dejan ser yo y dejo ir a aquellos que no se sienten bien en mi presencia. Egoísta porque me hace feliz el ver feliz a alguien y esas son las relaciones que quiero promover. Egoísta porque, al saber que mi presencia en tu vida aumenta tus niveles de risa, optimismo y entusiasmo, quiero siempre más de eso. No solo soy egoísta, sino contagiosamente egoísta. Me gustaría que todos “enfermaran” de este tipo de egoísmo.

Manipuladora, porque cuando veo tu luz y tu genialidad no puedo más que usarla para acercarme a ti. Me gusta cómo reaccionas cuando te digo las cosas que veo en ti, que de pronto tú, has pasado por alto. Me regocijo de ver cómo caes en “mi trampa” y te crees todas las verdades que pienso de ti.

Impaciente, porque el tiempo se me hace corto para verte triunfar. Es más, mientras escribo esto me pregunto si no debería estar llamándote para recordarte que ya es tiempo de dar ese paso que no has tomado.

Me acuso. Soy todo esto y más. Finalmente, una confesión más: soy muy presumida. Me gusta saber que leíste hasta el fin de este artículo y que logré captar tu atención.

¿Viste cuántas veces podemos malinterpretar las cosas?

Diseña la vida que deseas con PSYCH-K® creencias

Diseña la vida que deseas con PSYCH-K®

Nuestras creencias son el sistema operativo que nos da como resultado la realidad que vivimos. Si en nuestro sistema de creencias está que la vida es complicada y la gente es mala, ¿adivina qué es lo que te encuentras en todas partes?.  Si en cambio, queremos transformar nuestro sistema de creencias para soltar los filtros que nublan el entendimiento de lo que es, podemos tomar pasos valientes para retomar nuestro poder personal y empezar a ver la vida como queremos que sea, en lugar de conformarnos con los programas desactualizados que heredamos de nuestros padres, educadores y autoridades sobre cómo se supone que la vida debería ser.  La vida es lo que hacemos de ella, somos diseñadores, no víctimas. #Creencias #PSYCHK Click To Tweet

 

Si estás listo para tomar en tus manos la parte que te corresponde, entonces estás listo para conocer sobre PSYCH-K®, una forma única y directa para cambiar creencias subconscientes que perpetúan antiguos hábitos de pensamiento y de comportamiento que quieres cambiar.  Es un proceso simple que te ayuda a comunicarte con tu mente subconsciente para cambiar las creencias que limitan tu auto-estima, relaciones, desempeño laboral e incluso tu salud física y mucho más!  Infórmate aquí sobre próximos talleres en Guatemala.

Finalmente, un pequeño regalo que encontré en internet: SIMPLICIDAD + CLARIDAD = ENTENDIMIENTO

 

Lecciones de vida desde mi cómoda sillita de playa

Estaba yo frente a mi computadora, tan cómoda como si estuviera sentada en una sillita de playa, teniendo una de esas conversaciones de trabajo como lo hago siempre. Durante una conversación de negocios, usando el corazón y asoleando mi trabajo, un desconocido me hizo un gran regalo. Me tiró al mar justo cuando venía una gran ola. Con raspones en el orgullo, pero con inmensa gratitud, empiezo a ver el mar con otros ojos.

sillita de playaHay verdades que nos llegan como olas que nos arrastran y nos dejan adoloridos. Cuando logramos levantar la mirada, podemos encontrarnos intranquilos y asustados. Esas olas vienen para despertarnos y no para ahogarnos. Tenemos la opción de enojarnos y odiar al mar por lanzarnos esa ola que nos sacó por completo de nuestra cómoda sillita de playa. O podemos aprovechar la situación para ponernos en serio con nosotros mismos y contruir algo con la suficiente fortaleza para permitirnos disfrutar el mar, el sol, el aire… y que para cuando haya tormenta, también sea nuestra fortaleza.

Lo que la gente nos dice – o no nos dice – puede dolernos, pero depende de nosotros si vemos en ello un regalo o una ofensa. Luego de un par de raspones y confusión, desaprobarnos a nosotros mismos no tiene ninguna utilidad. Tampoco la tiene el rebuscar en el pasado y tratar de entender en dónde me equivoqué. Estoy aquí, tomar mi poder personal y una buena decisión sobre hacia dónde quiero ir, es lo único que importa. Click To Tweet

P.D.: Me encanta la playa. Aunque a veces haya mal clima y la arena raspe. Porque también brilla el sol y ocurren cosas maravillosas, si estamos dispuestos a verlas.

[wysija_form id=”1″]

¿Eres un Game Changer?

Se necesitan más Game Changers en el mundo.

Hace unos días decidí concretar en palabras lo que venía rondando en mi cabeza desde hace semanas, pero para lo cual no había encontrado un término que hiciera sentido.  Por casualidad (lo digo por supuesto con tono irónico) encontré un mail que contenía la palabra principal de este artículo: GAME CHANGER.

Me habían recomendado hace años la película Money Ball y no puse atención. La vi hace un par de meses y me identifiqué profundamente con el protagonista de la historia. Un “veterano” de la industria del baseball que un día decide romper los esquemas y hacer cosas que sus colegas llamaron una locura, una insensatez… Y es que los primeros en cruzar la pared son los que se ensucian…

Tengo 24 años en la industria publicitaria y tengo 10 años de enfrentarme cada día a mi voz interior que me dice “no más de lo mismo”. Las piezas se van formando y la madurez y la experiencia van nutriendo el terreno. Hoy día no me considero publicista (aunque para propósitos legales, eso sigo siendo). Soy una “game changer” y ciertamente mi carrera se ha ido transformando conmigo.

No más de lo mismo.  Hace un par de años tomé la decisión de no rendirme hasta encontrar en esta nueva etapa de mi carrera,  la misma chispa que en mis años de novata en Leo Burnett en los 90´s me daba la energía para trabajar incansablemente por “alcanzar las estrellas”. Dios bendiga a Leo.

Hoy mis estrellas son diferentes. Cambié mi juego. Hoy día me enfoco a apoyar a visionarios emprendedores, a darles herramientas y conocimientos para que cambien su propio juego. Debo confesar que siempre me ha gustado salirme del rebaño, adelantarme a mi tiempo y curiosear sobre lo “misterioso” simplemente porque el déficit de atención ante lo normal es más poderoso que yo.

Se que habemos muchos más Game  Changers en el mundo.  Yo hago mi parte haciéndome visible. Encontrar la razón “sagrada” de nuestra profesión, marca el día en el que el trabajo es una inspiración y no una obligación. Necesitamos más empresas conscientes. Más líderes conscientes. Más #emprendedores conscientes. Click To Tweet

Game Changer

Misión profesional Mariela Quintero – Atomica Team

Necesitamos más Game Changers.

Más marcas conscientes con comunicación consciente.

Hay que cambiar la percepción para poder ver lo que otros no pueden o no quieren, para admirarnos de lo que está frente a nuestros propios ojos y recién estamos aprendiendo a considerar como una posibilidad.  Hay que mantener la curiosidad ante el potencial de lo que aún no conocemos, pero que está sembrado como una semilla dentro de nosotros. Eso es, atrevernos a creer y confiar en que hay una estructura diferente, otro tipo de mentalidad, una forma alternativa de hacer las cosas que, que puede sorprendernos y darnos una visión totalmente transformada de la vida como la conocemos.

Gracias por leer. Estoy en Twitter como @atomicasocial y @mquniverse, curiosa por intercambiar ideas y formas de cambiar el juego. Play ball!

Cuando estoy a mi favor

“Mi lucha ha terminado. Estoy en armonía conmigo misma”.

Una meditación de 20 minutos guiada por Deepak Chopra hoy por la mañana, trajo a mi consciencia esta noción.

Dos frases aparentemente simples, pero que envuelven para mi, un inmenso tesoro. Entender que pasé una buena parte de mi vida luchando con los “deberías de”, los “tengo que” y otras formas de lenguaje y pensamiento limitante, y que ahora puedo hacer las paces conmigo misma y estar a mi favor… es sencillamente, un “aha moment” que apenas está revelándome el regalo que me trae.

blog-23-3-frases-mquniverse

Las constantes voces en nuestro interior (las creencias que tenemos sobre la vida, la gente, el dinero, las cosas, el trabajo, los clientes, etc) pueden ser agotadoras si están en contraposición a nuestro libre albedrío. Crecimos con un sistema de creencias programado socialmente para llenar las expectativas de otros. Es de esperar entonces, tener un debate interno entre lo que pensamos, sentimos, decimos y hacemos.  El objetivo es unificarlos para llevar una vida más congruente y por lo tanto, feliz.

Cuando lo que pensamos, sentimos, decimos y hacemos están en disonancia, es como si estuviéramos divididos. Esa idea le da otra dimensión a la frase “divide y vencerás”. Cuando lucho conmigo misma, es como estar dividida. Pero cuando estoy a mi favor, dejo que las cosas fluyan en lugar de resistirme y luchar.

Cuando estoy a mi favor, uso todos mis recursos, ideas y genialidades para mi bienestar. Cuando estoy a mi favor, observo, escucho, pienso y me comunico mejor. Cuando estoy a mi favor, me acepto total e incondicionalmente. Cuando estoy a mi favor, puedo ver que los únicos obstáculos están en mi manera de percibir las cosas, y para cambiar eso tengo la libertad y las herramientas para transformarlo. Cuando estoy a mi favor, fluyo con la vida y la vida fluye en mi. #SoyLibre Click To Tweet

Así que cada día puedo empezar el día eligiendo ser mi mejor aliada. ¿Cuántas cosas podría lograr si estoy siempre a mi favor y en armonía conmigo misma?